top
logo
blank blank blank


HISTORIA DEL GABINETE DE HISTORIA NATURAL - Las Donaciones
Indice del artículo
HISTORIA DEL GABINETE DE HISTORIA NATURAL
Las Donaciones
Excursiones y cursillos de Enología
El famoso y desconocido Herbario del Instituto Padre Luis Coloma
Colección del Material Didáctico del Gabinete de Historia Natural
Todas las páginas
LAS DONACIONES

Las donaciones al Gabinete de Historia Natural fueron constantes desde sus inicios.

En 1860 D. Juan Elizalde, que era naturalista y navegante, colaboró activamente en el enriquecimiento del gabinete, ayudando en el transporte de los pedidos de París y regalando animales capturados en sus viajes como mamíferos, aves y una Tridachna gigas, procedente del Archipiélago Filipino, cuya peculiaridad era su tamaño, 700 libras de peso. Dicen las Memorias que sus inmensas valvas eran más grandes que las del ejemplar del Museo de Hª Natural de París. Cuando el Instituto se trasladó a la Avenida Álvaro Domecq estuvieron, durante algún tiempo, decorando la entrada. Actualmente, se ignora su paradero.

Don José Revoul, coleccionista aficionado, participó en la colección de moluscos.Vitrina de Anátidas

En la memoria del curso 1860-1861, la COLECCIÓN ORNITOLÓGICA constaba de 60 especies del país, sobre todo, aves de rapiña y acuáticas. Se guiaban por el catálogo del naturalista Sr. Lopez Seoane, publicado en la revista de Ciencias de Madrid, (1860-61) y por la guía del Sr. Doctor Machado, catedrático de esta asignatura en la Universidad de Sevilla (abuelo de los poetas Antonio y Manuel Machado).
En este curso, se incrementa el número de especies de la provincia provenientes de las compras y frecuentes correspondencias que se tenían con Isla Mayor, Puerto Real, Puerto de Santa María, Sanlúcar, Utrera, Ubrique y algunos otros pueblos de la zona.
Destaca mucho la intervención de D. Juan Martínez, vecino y profesor de Sanlúcar de Barrameda. Él fue quien proporcionó las mejores ejemplares de aves y peces para las colecciones.
Pronto se pudieron admirar en el gabinete de Hª Natural ejemplares de lugares muy distantes del planeta: Islas Filipinas, Canarias, Fernando Poo y Santo Domingo. De California se trajo un curusú, valorado como una joya.

Respecto a la ENTOMOLOGÍA, el Sr. Don Diego de Agreda trabajó, diariamente, en su extenso jardín de las Atarazanas (casa y jardín actual del colegio de la Compañía de María), en una campaña de mes y medio, para donar al centro una colección de insectos útiles y de insectos perjudiciales para el hombre.

En las Memorias del curso 1860-61, se hace una relación de donantes que ayudaron a enriquecer el gabinete y, además de los citados anteriormente, citan a D. Pedro Diez de Sanlúcar, a D. Francisco García Pérez y D. José del Blanco y Bonilla de Jerez, a los señores D. Manuel Rodríguez, D. Manuel de Silva y D. Miguel de Luna de Arcos y a D. Manuel Berenque de Lebrija.

El profesor, Sr Quintero enriqueció la colección de MINERALES de diversos modos, entre ellos donando algunos de su propiedad.
 En 1866 el Sr . Pérez Carmona donó una colección de 33 MÁRMOLES, obtenidos entre los términos de Morón y Montellano y que aún hoy se conserva y podemos contemplarlos en la exposición permanente de la que tratamos en este trabajo.Colección de Mármoles
Colección de minerales














Referente a las donaciones podemos citar el texto que aparece recogido en las memorias del curso 1866-67:Fósiles: Vértebra y fémur de cetáceo
“Nuestro Museo provincial de objetos naturales está a una considerable altura y tenemos la seguridad de complementarlo y aumentarlo considerablemente cuando podamos disponer de un espacio más grande…
Entre lo más notable adquirido este año, contamos con un objeto regalado por el modesto cuanto entendido anticuario y arqueólogo D. Juan Franco, ingeniero segundo de la empresa de abastecimiento de aguas de la ciudad. Este objeto ha sido extraído hecho pedazos del interior del macizo de la cantera de S. Cristobal y es, a lo que parece, una enorme vertebra de un gran cetáceo, que tiene la apófisis bien distintas y sirve para acreditar que la citada sierra está formada por un levantamiento submarino, o al menos que otro tiempo sus flancos o faldas estuvieron cubiertas por el mar. A cierta distancia del objeto indicado y dentro también de la piedra se encontró un trozo de fósil, que así mismo poseemos, como de una vara de largo, y parece el extremos de una costilla del mismo pez”.

Todo esto se hacía pensando en el Museo de Historia Natural para la provincia. Por eso, las colecciones ya no se interrumpieron nunca más. Y estuvo en la conciencia de todos que entre alumnos, profesores, vecinos de Jerez y eruditos de la zona tendrían que mantener y enriquecer las colecciones. Todo ello redundaría en la riqueza cultural de Jerez, en el prestigio y en la prosperidad de la institución.
Que los alumnos se hacían responsables de esta tarea podemos comprobarlo a través de esta lectura:
“Los alumnos, hijos del Establecimiento que van allende de los mares, llevan el encargo de remitir algún recuerdo de esta clase para el establecimiento y por este medio hemos de adquirir algunas cosas notables. D. Manuel Choquet, natural de esta ciudad, médico de Armada en la fragata “Resolución” y, por tanto, compañero de los de la expedición científica del Pacífico, nos ha traído unos cuantos ejemplares de las minas de Copiacó, en la República de Chile, la colección de aves marinas que producen el guano en las islas Chinchas y unos modelos de las artes de pesca de los isleños de la Polinesia. La colección era más rica, pero cuando la Resolución estuvo a punto de perecer en su viaje de vuelta, hubo necesidad de echar al agua alguna carga y, entonces, según nos dice el Sr. Choquet se perdieron en la inmensidad del océano algunos preciosos objetos que venían destinados a nuestro Gabinete”.
Fragata

Herbario de flora pirenaica
 En las memorias del curso 1875-76 se menciona la adquisición de un pelícano que aún se conserva en la colección, y que por ser una de las aves más grandes y más antiguas del museo es la mascota y logo.

En este mismo curso, se añade a la colección botánica un hermoso HERBARIO hecho para el instituto de la flora pirenaica. Debió ser muy admirado y una joya para el gabinete y el Instituto. Se le cita muy frecuentemente en las Memorias y el buen estado en el que se conserva, por los buenos cuidados recibidos, es síntoma de su importancia Compuso las carpetas y colocó el material D. José Aranda, que era un colaborador del Instituto para la conservación y montaje de materiales didácticos de las distintas asignaturas. Por este trabajo cobró 1000 reales de vellón, siendo a su costa los materiales. Así figura en los Libros de Cuentas del 18776.

En el curso 1877-78 se habla de tres joyas: un ornitorrinco, que aun tenemos, una pareja de tiburones del que nos queda uno y un curusú del que ya hemos hablado.

Se hizo, en 1879, una colección de maderas en rollos, correspondientes a árboles y arbustos, en su mayor parte de la provincia, y algunos otros de maderas exóticas, sumando un total de 355 ejemplares, en el curso 1879-80. Fue premiado en la Exposición Bético –Extremeña.
En este año también se amplía la colección de minerales con 30 ejemplares, donado por Don José Alfonso Cuevas.
 Ornitorrinco

Bufo bufo (SAPO COMÚN)
En 1880-81, se considera que el Gabinete alcanza casi por completo las necesidades de la segunda enseñanza. Y se empieza a formar el GABINETE DE AGRICULTURA con modelos de los útiles más utilizados, se compra una colección de muestras de abono y semillas, que el Catedrático de la asignatura, D. Gumersindo Fernández de Rosa, completa con muestras de abonos, tierras y semillas de nuestro término. Un Bufo bufo es adquirido por el gabinete de Hª Natural y que aún se conserva.


Una boa constrictor, ha estado en la colección hasta la década de los 1980, impresionante por su tamaño, fue adquirido en 1883-84 costando 130 pesetas.
También en las memorias se habla de un proyecto, hacer un jardín botánico en la Plaza del Mercado. “El Exmo. Ayuntamiento tenía proyectado, según tenemos entendido, para este mismo año, levantar, en la espaciosa Plaza del Mercado , frente a este mismo sitio en que estamos, una glorieta cerrada con verjas, y asientos y un paseo alrededor. No podía haberse discurrido cosa más a propósito y conveniente para llenar nuestro objeto de Botánico…”

El Instituto se traslado al convento San Juan de Dios, en la Alameda Cristina, en el año 1885.
En esta etapa de la Historia del instituto siguen sucediéndose donaciones como la de D. José Mª Escudero Franco (1885) que regala un modelo de arteria Rubens. De esta nueva ubicación tenemos fotos del GABINETE DE CIENCIAS NATURALES y se puede ir comprobando el material que decía tener, con el que se ve en la foto y con el que se ha conservado hasta ahora. En la fotografía del Gabinete, podemos ver al fondo, encima de las armarios, al marrajo y al esturión que aun conservamos. Dentro de los armarios, están las aves, entre ellas se observan las tres gallinas de Guinea, el calamón, el ostrero, o las aves rapaces. Antiguo Gabinete de Hª Natural (1885)
En el curso 1888-89 causó una gran expectación la compra del jabalí y de un lobo con un cordero, ejemplares que apreciamos en el primer plano de la foto. La Boa constrictor, citada anteriormente, esta justo detrás del jabalí

En el curso 1890-91, se compraron dos tiburones de 2,75m, uno de ellos se aprecia en la foto, y un maravilloso avestruz de 2,10m de altura8. Delante del avestruz, podemos apreciar, en el suelo, la cabeza del lince de la maqueta, que conservamos en nuestra colección actual, de un lince con un zorro.
Anteriormente, en el curso 1865-66, se debió de adquirir otro avestruz. “Don Manuel Maqueda ha disecado un avestruz, extraña pieza procedente del bello jardín de aclimatación del Sr. D. Julián Pemartín” (se trata del Jardín de las Cadenas). Información facilitada por Jesús Caballero Ragel de las “Memorias del Instituto provincial del curso 1865-66”(Biblioteca Municipal de Jerez; sección folletos Varios).

D. José Soto Ruiz, en 1890, regala una Talpa europea , que no conservamos. El Sr. Duque Almodóvar (1891) dona ejemplares de auríferos y argentíferos; El Sr. Marqués de Mochales (1891) regala ejemplares de las Salinas de Torrevieja.

En 1892, se compra una ardilla disecada, que está perdida.

La colección de huevos iniciada, en 1863, por el profesor de Ciencias, D. Salustiano Sotillo y Rodríguez sufre un incremento y reforma importante en esta década de 1890-1899, por D. Francisco Rodríguez y García, profesor de Ciencias de entonces.

El siglo XIX finaliza con 1360 objetos zoológicos, 1408 minerales, 3347 productos botánicos.

Pero ya en el siglo XX a las tareas tradicionales de aumentar las colecciones se añaden nuevas actividades propias de los nuevos tiempos. La diferencia fundamental con los años anteriores es que estas actividades se hacen más a lo vivo, los materiales se consiguen tras organizar y realizar “excursiones”. Este sentimiento de hacer una materia viva la enseñanza de las Ciencias Naturales, se refleja en la decisión de hacer un Jardín Botánico en la fachada del antiguo convento de San Juan de Dios, junto con una fuente central destinada a acuario y al cultivo de plantas acuáticas.

D. Ramón Esteve López, dona un ejemplar del arma ofensiva del pez sierra en 1902, que aún se encuentra en excelente estado de conservación.

Don Mariano Pescador y Gutiérrez del Valle (1907) regala una cabeza frenológica.

En 1908 el MUSEO DE CIENCIAS NATURALES DE MADRID, dona al Instituto 81 especies minerales y otras de fósiles, gracias al afán del profesor de Ciencias Don Enrique Pons Irureta.

Además, en la foto del gabinete podemos ver la campana de vacío y el carrete Runcorf del gabinete de ciencias. En el medio de la sala hay una larga vitrina donde se colocaba la colección de artrópodos, de la cual, no queda nada por su difícil conservación.
Pez sierra (lámina rostral)

En 1910-11, se adquiere un hombre clástico, por el precio de 655pts. En la foto se ve presidiendo el gabinete, al igual que lo hace, ahora, en nuestro museo. El esqueleto humano es del mismo año pero de él solo quedan sus caderas, algún fémur y quizás un pie. Costó 210 pts. En la cátedra de agricultura se consigue un modelo niquelado de arado de triple vertedera que estuvieron en el Instituto hasta hace muy poco tiempo. En este mismo curso, se compra un modelo de grano de trigo, en escayola y cuadros murales de tela y madera de botánica.

D. Ramón Cala y Ordoñez y D. Horacio Bel y Baena regalaron minerales a la colección (1916-17)

En 1931 se compran láminas de histología y modelismo y un micrótomo cilíndrico
 Maqueta de grano de trigo





 

bottom

Joomla!. XHTML and CSS.